La editorial

En julio de 1992 el Rectorado de la UNaM decidió el lanzamiento de una Editorial Universitaria, reforzando así la relación de la Universidad con el medio que ya había propiciado con la creación de su radio FM. El nuevo desafío incluía además la presentación de los primeros libros en la Feria Internacional del Libro de la ciudad de Buenos Aires, que se iniciaría en marzo de 1993.


Entre ambas fechas se pusieron al descubierto las muchas debilidades y escasas fortalezas que pesarían sobre ese proyecto: carecía de presupuesto, local y personal adiestrado, el medio local contaba con escasa de tecnología instalada para la producción de libros en todas sus fases, los costos del papel eran altos y no había experiencia jurídica para la elaboración del variado tipo de contratos que son propios de esta actividad específica. Las fortalezas vinieron por cuenta del personal afectado por la Secretaría General de Extensión y por la cesión de un texto, cuya traducción del alemán al castellano ya había sido afrontada por la Prof. Angela Perié de Schiavoni, el que constituiría la pieza de ensayo para las primeras actividades de corrección de estilo, formato, diagramación, registro, etc. El título de este libro, presentado en la ciudad de Montecarlo en octubre de 1992, se convirtió en un símbolo risueño de la magnitud del trabajo que se afrontaría en los años siguientes: “Ardua fue la lucha”. Las restantes fortalezas provinieron de la sabiduría y consejos de profesionales del libro de otras latitudes: el Sr. Leandro Álvarez Groppa, primer director y organizador de la Editorial Universitaria de Jujuy; Boris Spivacov, el creador de Eudeba y Centro Editor de América Latina, colaboradoras suyas en el trabajo de edición, entre otras importantes personalidades de la actividad editorial en Buenos Aires.

Imprimir Correo electrónico